La historia de la pareja que recolectó dinero para habitante de calle resultó ser falsa

La pareja se inventó una campaña en internet para reunir fondos y ayudar al habitante de calle que los ayudó cuando el vehículo en el que se movilizaban se quedó sin gasolina. Ahora los tres enfrentan cargos por conspiración y estafa.

Meses después de que se hiciera viral la historia de una pareja estadounidense que inició una campaña de recolección de dinero para un habitante de calle que los ayudó cuando su automóvil se quedó sin gasolina, las autoridades de Estados Unidos encontraron que se trató de una farsa. La pareja y el habitante de calle enfrentan ahora cargos por conspiración y estafa.

La historia comenzó en noviembre de 2017, cuando Kate McClurepublicó una fotografía – tomada por su esposo, Mark D’Amico – junto al habitante de calle, Johnny Bobbitt. Junto a la fotografía, McClure relataba que en la Interestatal 95, en Nueva Jersey, su auto se había quedado sin gasolina y Bobbitt, usando los únicos 20 dólares que tenía, los ayudó para que pudieran continuar con su viaje y regresar a su hogar.

Ese gesto del habitante de calle había conmovido tanto a la pareja, que decidieron emprender una campaña en la plataforma GoFundMe con el fin de recaudar dinero para Bobbitt y con esa fotografía hacían el lanzamiento de la iniciativa.

La historia cautivó a miles de personas quienes decidieron participar en la campaña y finalmente alrededor de 14.000 personas donaron más de 400.000 dólares al habitante de calle. McClure y D’Amico le dieron al hombre 75.000 dólares y una casa rodante.

En agosto de 2018 se hizo viral un primer escándalo sobre este caso pues Bobbitt, a través de un abogado, estaba demandando a la pareja por no traspasarle todo el dinero recolectado mientras que lo estaban usando para beneficio personal. De hecho, medios estadounidenses hicieron seguimiento al estilo de vida que estaba llevando la pareja, en el que se incluían viajes, lujos y apuestas en casinos de Las Vegas.

Pero este jueves se conoció que se trata de una estafa planeada en la que el habitante de calle fue cómplice. Scott Coffina, fiscal que lleva el caso, reveló a medios de comunicación que de acuerdo con la investigación en la que se estudiaron mensajes de texto de McClure y D’Amico, se estableció que toda la historia sobre el auto de la pareja sin gasolina y el habitante de calle que ofreció sus últimos 20 dólares para ayudarlos era falsa. Lo que realmente sucedió fue que la pareja – que estaba pasando por una crisis económica – y Bobbitt acordaron inventar ese relato para iniciar la campaña de recolección de dinero y salir beneficiados los tres.

McClure, D’Amico y Bobbitt enfrentan ahora cargo por conspiración y estafa y podrían recibir penas de entre 5 y 10 años de prisión. El habitante de calle permanece en custodia y la pareja está en libertad a la espera de una audiencia en la corte programada para el próximo 24 de diciembre.

Según reporta BBC Mundo, la plataforma a través de la cual se recogió el dinero, GoFundMe, confirmó que todos los fondos recolectados serán devueltos a los donantes.

Comentarios

comentarios