Tiene 119 años y quiere romper récord mundial de atletismo

El hindú Dharam Pal Singh dice tener 119 años, el hombre tiene una figura delgada, se mantiene saludable gracias a que toda su vida a llevado una dieta sana y ha corrido. Buscaba competir en el Campeonato Mundial de Atletismo Senior, realizado en Perth, Australia.

Singh pagó la tasa de admisión y se inscribió para correr los 100, 200 y 400 metros en Perth. Si lograba llegar a competir, no sólo se convertiría en el atleta más longevo de la competición, sino en el varón más viejo del mundo.

Sin embargo mucho dudan de la edad de Dharama Pal.
“Sospechamos que miente su edad”, le dijo al The New York Times Vinod Kumar, el secretario de Deportes Senior de la India.
Thomas Perls, un gerontólogo de Boston, sostiene que “el 99 por ciento de los casos de personas que sostienen tener más de 115 años no son ciertos”. Y agregó que la posibilidad de que Singh tuviera 119 años años y estuviese en condiciones de correr son tantas como las de “construir un cohete y viajar a Plutón”. Para Perls es directamente “inconcebible”.
Por su parte Darham Pal reafirma su postura y sostiene que si tiene119 años:

Las autoridades del deporte indio han estando solicitando algún papel que pudiese servir de evidencia de su edad, sin embargo Singh no tiene certificado de nacimiento ni fue a la escuela. Dice que su madre le dio un horóscopo para sustentar su fecha de nacimiento. Un certificado firmado por el jefe médico del distrito de Meerut, en el estado indio de Uttar Pradesh, sentencia que por su estado general y, tras un análisis de rayos X de sus huesos, Singh aparenta tener “100 o más años”.

“No tenemos absolutamente nada certero para comprobar su edad”, dice Sandy Pashkin, el estadounidense que se encarga de homologar los récords mundiales de atletismo senior. “Puede que tenga 80, 100… No lo sabemos”.
Dharam Pal Singh asegura que los secretos de su larga vida como granjero en la aldea de Gudha fueron una dieta con leche de vaca, mil de hierbas y frutas de estación. Evita los alimentos como la manteca, comida frita, azúcar, tabaco, alcohol, té y café.

El anciano se dedica al cultivo de arroz, trigo, caña de azúcar y vegetales. Por las noches duerme en una cama dura para mantener su espalda derecha, se duerme a las 11 de la noche y se levanta a las 4 de la mañana para correr 5 kilómetros al día.
El caso contrario de otro anciano que se dedica correr maratones es el del australiano John Gilmour, de 97 años, un veterano de la Segunda Guerra Mundial que fue capturado por los japoneses y puesto en campos de trabajo forzado. La mal nutrición y las duras condiciones dañaron su vista para siempre. Sin embargo reanudó su carrera atlética tras la liberación.
Gilmour decidió volver al circuito después de 11 años y anotarse en las carreras de 800, 1.500 y 400 metros. En esta última, podía competir con Singh.
“Difícil de creer”, dijo Gilmour sobre los 119 años alegados por Singh. “Tiene suerte de estar vivo, mucho más corriendo por ahí”.

Para su regreso no pudo entrenar como hubiese querido debido a las secuelas del tratamiento de un cáncer de próstata, una infección en los intestinos y otra en el pecho.Estaba inquieto por la bolsa de colostomía que asomaría debajo de sus shorts. Así y todo, se entrenó corriendo unos tres kilómetros por día.

Al revés de Gilmour, que tiene infinidad de documentos que certifican su edad, Singh nada ni nadie que valide su fecha de nacimiento, como ocurre con miles de personas en el interior de de la India.
Finalmente Singh no consiguió viajar a Australia, ya que no consiguió una carta de invitación para tramitar la visa.
“Lo lamento porque hubiese sido un orgullo para la India mi participación”, dijo Singh.
Pero en los últimos días surgieron más malas noticias para él. Apareció un certificado de transferencia escolar que sugiere que Singh tiene “alrededor de 78 años” y no sería analfabeto como había dicho.

Advertisements

Comentarios

comentarios