Tener una casita es su mayor anhelo

HERMOSILLO, SONORA.- Tras quedar solos y luego de perder un hogar temporal, la señora María Moreno Ozuna, se encuentra en estado de desesperación, pues de ella dependen tres nietos y para alimentarlos junta botes de aluminio por rumbos de la invasión Guayacán.

La abuela solicitó apoyo a través del Cobertón 2016 para que Vanesa, de 8 años; María, de 4 y Juan, de 6 años, puedan tener una vivienda digna y así no sufran los estragos del frío durante la temporada decembrina en la ciudad.

“Mi hija anda muy mal en drogas, y ella los había dejado con el padrastro (a los niños) pero yo fui por ellos”, relató, “ahorita el niño y la niña van a la escuela, yo los llevo porque es lo único que uno les puede dar, el estudio”.

Contó que tras cinco años de invadir un hogar en la colonia Villa del Palmar, el dueño solicitó el predio y debido a ello, la semana pasada recibió un terreno en la invasión Guayacán y por ello solicita material como lámina y cartón para poder construir una vivienda para ella y sus nietos.

“El dueño (de la casa invadida) nunca se había presentado hasta la semana pasada y dijo que no le importaba aunque hubiera niños que él iba a echar a la patrulla para sacarnos”.

“No tengo cómo levantar el cuarto, me regalaron un solar aquí en Guayacán y ahorita me vengo en el día a la casa y ahí ando porque todavía no he hecho el cuarto”.

Día tras día María sobrevive con sus nietos gracias al apoyo de quienes radican en ese sector de la ciudad, el cual recorre diariamente para también recolectar latas de aluminio y así lograr obtener recurso económico.

“Yo voy y pido a las casas para poder comer porque padezco diabetes y no puedo trabajar tampoco, salgo a juntar botes para venderlos y poder comprar comida o a veces me ayuda la gente”.

Comentarios

comentarios