Sophía, primera niña trans mexicana en cambiar nombre y género en acta

Sophía nació siendo un chico, tiene solo seis años y ya ha hecho historia en México, este 2017 se convirtió en la primera menor de edad en cambiar de nombre y género en su acta de nacimiento, sin tener que pasar por un juzgado que acredite su identidad trans.

Estudia en la escuela como niña, juega a las muñecas y se disfraza gracias al apoyo de la familia, entidades civiles y el Registro Civil de la Ciudad de México.

La primera vez que su madre escuchó que Sophía hacía una referencia a su género fue en un hospital. Tenía un año y medio cuando tuvo un pequeño percance y se emocionó cuando le cambiaron los pantalones por una bata.

Los problemas empezaron en preescolar, con solo cuatro años. Contó que haría una fiesta y se disfrazaría de Frozen. Para muchos niños, fue el hazmereír.

Las maestras no aprobaron el comportamiento e inventaron un plan de choque, al que la familia accedió. La niña tenía que pasar tiempo con su padre y hacer cosas como jugar al balón o ayudar en reparaciones caseras.

A los cinco años, llorando, le dijo a su madre: “Yo no quiero ser niño, quiero ser niña”.

La madre contactó al colectivo Ser Gay, de defensa de los derechos LGBTI, y en la primera asesoría le comentaron: “Ustedes no tienen dos hijos. Sino una hija y un hijo”.

El vicecoordinador de la asociación, Manuel Gutiérrez, recuerda que en estas primeras visitas había miedo y llantos en la familia, pero acudían todos -padres, hermanos, abuela y tía- y el apoyo a la niña era notorio.

En la escuela se opusieron a este tipo de comportamiento, pese a un dictamen favorable de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), remarca Gutiérrez.

Esto empezó a afectarle, por lo cual se acordó, junto al instituto educativo, cambiarla de colegio en el tercer año de preescolar.

Comentarios

comentarios