Inyecciones sin dolor

Los investigadores han probado con éxito un parche que se adhiere a la piel y permite administrarse uno mismo una vacuna sin sufrir dolor, todo esto a través de una serie de agujas muy finas, las cuales se disuelven después de un tiempo de ser utilizadas.

Este es el sueño de quienes sienten poco entusiasmo por recibir medicinas en su cuerpo por medio de agujas y les gustaría deshacerse de los molestos pinchazos, está a punto de hacerse realidad.

Investigadores de la Universidad de Emory y del Instituto de Tecnología de Georgia (Georgia Tech), ambos en Atlanta (Georgia, EU) han probado con éxito un parche que se adhiere a la piel y permite administrarse uno mismo una vacuna sin sufrir dolor, a través de una serie de agujas muy finas, que se disuelven después de un tiempo de haber sido utilizadas.

Los científicos estadounidenses han ensayado este nuevo método de administración indolora en cien personas, en lo que técnicamente se denomina ‘ensayo clínico en fase 1’, con una inmunización contra la gripe, aunque aseguran que en el futuro este parche podría tener usos más diversificados.

“Las microagujas podrían ser utilizadas para las vacunas contra la pandemia de gripe así como en otras inmunizaciones” declara a Efe la doctora Nadine Rouphael, profesora asociada de Medicina de la Universidad de Emory e investigadora principal en el primer estudio clínico del nuevo parche dérmico.

Otra fuente próxima a la investigación ha adelantado a Efe, que la compañía Micron Biomedical (BM), junto con el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) estadounidense, comenzarán en 2018-2019 una serie de estudios financiados por la Fundación Gates para aplicar el parche de microagujas en vacunas para el sarampión, la rubéola y la poliomielitis.

Advertisements

Comentarios

comentarios