Creyeron que su mamá los había abandonado; encuentran su cadáver en la pared

María Cristina Aguilar García desapareció hace 22 años luego de que se casara con su segundo esposo, un hombre mayor que ella, esto después de que su primer marido la dejara. Sus hijos pensaron que los había abandonado, pero lo que en realidad pasó acaba de descubrirse: fue asesinada y su cuerpo fue ocultado en la pared de su casa.

El viernes pasado, mientras los hermanos Hernández García hacían remodelaciones en la casa, uno de los albañiles golpeó la pared y un pedazo de cráneo salió volando, era el de María Cristina.

El cadáver estaba con las manos atadas hacia la espalda con cinta adhesiva, tenía un trapo en la boca y en la pared se apreciaban algunos rasguños, por lo que se considera que la emparedaron mientras seguía viva.

Esta fue su historia: luego de que el padre de los chicos los dejó, María Cristina se casó con Julio Ernesto López Suárez, un hombre mayor que ella, con quien empezó a vivir en la casa ubicada en el Barrio San Juan, en la delegación Xochimilco.

Un día, cuando Luis Enrique, uno de sus hijos tenía 14 años, buscó a su mamá para pedirle que le comprara unos zapatos, pero no la encontró.

López Suárez le dijo a Luis Enrique su mamá había ido a la iglesia, pero tres días después el adolescente regresó a la casa, y la encontró vacía.

Luis Enrique y su hermano interpusieron una denuncia por la desaparición de su madre y con ayuda de sus vecinos comenzaron la búsqueda de la mujer que en aquel entonces tenía 40 años.

Por este nuevo hallazgo se inició una carpeta de investigación por el presunto delito de homicidio culposo en contra de López Suárez, aunque los indicios apuntan a que se trata de un feminicidio.

Advertisements

Comentarios

comentarios