Cómo curar un orzuelo

Los orzuelos son pequeños abscesos (acumulación de pus) que se producen en los párpados por obstrucciones en las salidas de las glándulas sebáceas de Meibomio y de Moll. Pueden ser externos -cuando la inflamación se manifiesta por el lado de la piel del párpado- o internos, cuando la protuberancia aparece del lado interno del mismo o conjuntiva. Sus síntomas pueden oscilar entre un leve dolor o molestia al parpadear, el enrojecimiento del ojo o del párpado, comezón, inflamación o escozor en la zona afectada, con lo cual, es preciso conocer cómo curar un orzuelo para padecer el menor tiempo posible las molestias que provoca.

Las causas que los generan son múltiples. “La más frecuente es la blefaritis, una inflamación crónica de estas glándulas por sobrecrecimiento de bacterias en pacientes con piel grasa, dermatitis seborreica o en pacientes con rosácea. También se producen por alergias oculares, el no utilizar el anteojo adecuado y la sobreinfección por un parásito en las pestañas, denominado Demodex”, precisa el Dr. Rogelio Ribes Escudero (MN 116304), especialista en cornea y superficie ocular, Jefe del equipo de trasplante de córnea del Hospital Alemán.

“Es importante entender que estas glándulas se obstruyen por coágulos de grasa en sus orificios. Si la grasa la pongo en frío, se endurece y si le doy calor, se derrite. Es por eso, que la base del tratamiento es el calor para lograr derretirla y drenarla”, explica Ribes Escudero. En consecuencia, con ese concepto existe una cantidad de métodos caseros que pueden curar un orzuelo rápidamente. Ahora bien, el especialista también agrega que si luego de 48 horas persiste, hay que acudir al oftalmólogo para que indique el tratamiento a seguir.

Formas prácticas para curar un orzuelo

Frotar un anillo
“Cualquier fuente de calor sirve para ayudar a drenar los orzuelos”, explica Ribes Escudero. De hecho, frotar el tan mencionado anillo en la zona afectada sirve. Aunque no necesariamente debe ser de oro, como reza la recomendación popular. Lo importante – aclara el especialista- es que el calor sea entre 40 y 45 grados y se aplique directamente en la parte inflamada.

Paños de agua tibia
Hervir un litro de agua y esperar a que esté tibio. Luego, humedecer en ella un pañuelo limpio y colocarlo sobre el párpado afectado durante 10 minutos. Repetir el proceso que ayudará a drenar el pus del orzuelo.

Té de hierbas
Utilizar bolsitas de té verde o manzanilla, humedecerlas en agua tibia y colocarlas sobre el ojo durante 10 minutos dos veces al día. Las hierbas elegidas cuentan con propiedades antiinfamatorias y antisépticas que sirven para evitar la proliferación de las bacterias causantes del orzuelo. Consecuentemente, también propiciarán que se reduzca el absceso.

Gel de Aloe vera
Esta planta contiene propiedades regeneradoras y depurativas. Para preparar un gel casero será preciso extraer la pulpa de sus hojas después de pelarlas. Después se necesitará hervir agua y una vez que entra en su punto de ebullición, bajar el fuego y agregar la pulpa. Luego mezclar de forma lenta hasta que el líquido se torne consistente. Con este procedimiento se logrará un gel natural que se recomienda aplicar con un algodón en la zona inflamada.

Trozos de zanahoria
Lavar una zanahoria, cortarla en trozos y hervirla durante 20 minutos en un litro de agua. Luego esperar que se entibie, envolverla en una gaza y colocarla 10 minutos sobre la zona afectada. La pulpa tibia de esta hortaliza resulta muy útil no sólo para la reducción del orzuelo, si no, además, para el alivio de sus síntomas.

Qué hacer cuando persiste el orzuelo

Cuando los orzuelos no desaparecen entre las 24 y las 48 horas con estos métodos, es necesario consultar con el oftalmólogo para evaluar la necesidad de aplicar un ungüento con antibiótico y antiinflamatorio. “Y en los casos en que a pesar del tratamiento médico persistan, después de un mes, hay que evaluar la posibilidad de realizar una pequeña cirugía”, añade el Dr. Ribes Escudero.

Además, en casos de orzuelos recurrentes, se recomienda realizar una consulta oftalmológica para evaluar si existe alguna condición que los predisponga. “En especial hacer un estudio de las pestañas para evaluar la presencia del parásito Demodex. En los pacientes con blefaritis, la base del tratamiento es realizar una correcta higiene de pestañas para evitar el sobrecrecimiento de bacterias y utilizar una máscara térmica diaria que mejore el drenaje de estas glándulas”, concluye el especialista.

Advertisements

Comentarios

comentarios