Actriz porno deja la industria para convertirse en predicadora

Brittni de la Mora, una de las estrellas del cine para adultos más exitosa del mundo, y su esposo Richard, ambos de 31 años, predican la palabra de Dios en la iglesia Cornerstone en San Diego, California.

Años atrás, Brittni, cuyo nombre artístico era Jenna Presley, apareció en más de 300 videos sexuales, sin embargo, explicó que durante ese tiempo ella estaba luchando con sus adicciones.

Estaba luchando para pagar mi renta porque tenía una adicción a las drogas realmente mala. Gastaría miles y miles de dólares a la semana en drogas, comencé con la cocaína, pero luego, finalmente, estaba luchando contra una adicción a la heroína”, señaló.
En su periodo de inicio como actriz para la industria porno, ganaba unos 30 mil dólares al mes, ya que trabajaba todos los días, tenía un Mercedes del año y cada bolso nuevo de Louis Vuitton, los tacones de Christian Louboutin.

Un día supo que necesitaba ayuda sino acabaría por quitarse la vida, así que decidió llamar a su abuela para pedirle que la ayudara. La abuela de Brittni la recogió en Los Ángeles y la llevó con ella a su casa en San Diego.

La exactriz porno comenzó a ir a la iglesia por consejo de su abuela, empezando así el largo camino para dejar las drogas y comenzar una nueva vida, abandonando la industria del sexo en 2012.

En la iglesia Cornerstone, a la que ella asistía, predicaba el pastor Richard de la Mora, quienes en el transcurso de año se enamoraron, contrayendo nupcias el 2016 y ahora dirigen el ministerio de jóvenes adultos en la misma iglesia.

Brittni también asiste a convenciones sobre pornografía para hablar con los artistas sobre las enseñanzas de la Biblia y trabaja en bienes raíces.

Ahora soy un agente de bienes raíces y gano tanto como lo hice en la industria del porno y no tengo que quitarme la ropa, así que ahora estoy mucho más feliz”, expresó.

Advertisements

Comentarios

comentarios